22/6/09

ARTICULO 10 /Recuerdos de provincia

Vivi muchos años en una ciudad fria y seca del interior.
Una ciudad mas bien pasiva antes que pacífica, con cierta monotonia melancolica como unico rasgo exotico que la salva apenas de su fealdad estructural.
Apatica, gris y neo-burguesa, se erige en el medio de la nada.
Se erige, digo bien, como el almidon de las camisas, como el fijador del pelo carre, como el rigor mortis.
Me gusta a veces creer, como una suerte de chiste privado, que alli cifra para mi el punto exacto en que la cita Borgeana del amor y el espanto deja de ser ingeniosa.
Como a una madre a quien se detesta la camino y cada metro cuadrado que piso me embadurna las piernas con su tristeza bovina, reclamandome mi libra de carne a cambio de su indisoluble familiaridad.